“De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”, dijo el brillante escritor argentino Jorge Luis Borges. El hábito de leer es beneficioso a todas luces, independientemente de la edad, pero las lecturas para la tercera edad suponen una fuente de ventajas en busca de mejorar la calidad de vida y de perseguir el tan ansiado envejecimiento activo.

Lectura para la tercera edad, un freno al deterioro cognitivo

Los especialistas coinciden en que la lectura para la tercera edad alberga multitud de beneficios para su salud y frena el deterioro cognitivo. El Grupo de Estudio de Neurología de la Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN) explica que “la práctica de actividades de ocio como la lectura se asocian a un menor riesgo de demencia, y aumentar la práctica de estas actividades se asocia a un descenso en el riesgo”. 

En esta línea también se encuentra Susana Möller, especialista en Medicina Biológica y Antienvejecimiento, que defiende en su artículo “Ejercicios para el cerebro” que la lectura es uno de los hábitos que ayudan a la estimulación cognitiva y que es muy beneficioso que el mayor “lea todos los días libros, revistas o prensa”. En las residencias del grupo Colisée se le otorga mucha importancia al taller de lectura para la tercera edad para la estimulación cognitiva, y es que, mantener activos a nuestros mayores es una de las líneas de trabajo a seguir.

lecturas para la tercera edad ventajas

Beneficios de leer en mayores

Aunque la potenciación de la esfera cognitiva en sí ya es una gran ventaja, los beneficios de lectura tercera edad son muchos y los más destacados son los siguientes:
  • Concentración. Potencia la capacidad de atención, comprensión y observación.
  • Memoria. Estimula la memoria y ayuda a asentar mejor los recuerdos. 
  • Bienestar. Aumenta la sensación de bienestar. Libera tensiones y estrés.
  • Entretenimiento. Las personas mayores, con la edad, van teniendo menos tareas diarias, y ocupar ese tiempo leyendo es una forma de entretenerse. También combate la soledad. 
  • Ayuda a dormir. Relaja, destensa los músculos y lleva a una mejor conciliación del sueño.


Consejos para la persona mayor a la hora de leer

La lectura en la tercera edad, además de tener múltiples beneficios, debe ir acompañada de ciertas pautas para que la persona mayor pueda disfrutar sin problema de este hábito. Así, se recomienda que aprovechen las horas del día con más luz para leer, que usen libros de letras grandes para no cansar la vista, que busquen un lugar cómodo, con luz y tranquilo que favorezca la concentración y que utilicen gafas de vista cansada o lo que le haya prescrito su médico. En este último punto, hay que recordar que el 30% de los mayores de 65 años tiene problemas de la vista, de ahí que un control oftalmológico sea clave para prevenir o tratar dolencias para poder explotar bien el hábito de la lectura.

lecturas para la tercera edad recomendaciones

Lecturas para la tercera edad recomendables

Dentro de las recomendaciones de lecturas para la tercera edad destacan los siguientes títulos:

  • “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” (Jonas Jonasson, 2012). El protagonista, tras cumplir 100 años, decide fugarse de la residencia (hay que recordar que es ficción y que no es un ejemplo a seguir). Vivirá una aventura excitante junto a un joven que le acompañará en sus andanzas.
  • “Yo de mayor quiero ser joven” (Leopoldo Abadía, 2016). Pensamientos de un entusiasta de la vida que a través de su optimismo levanta el ánimo del lector.
  • Jubilación para torpes” (Ricardo Moragas, 2013). Jubilarse no es una tarea fácil y unos consejos en primera persona nunca vienen mal.
  • Todavía puedo” (José María Carrascal, Editorial Espasa, 2018). Reflexiones siempre en clave positiva para educar y potenciar la autoconfianza de la tercera edad.

La escritora Ana María Matute dijo que leer es una fábrica de sueños. Pues qué mejor modo de disfrutar de un envejecimiento activo que manteniendo el nivel de producción de sueños a toda máquina. Y es que para soñar no hay edad, y menos todavía para leer. 

Descubre todas las residencias Colisée.