1 de mayo, el Día del Trabajador en Colisée San Antonio

  Este sábado día 1 de mayo se celebraba el Día del Trabajo y para ello, la pasada semana, hicimos varios encuentros en los que hablamos de los puestos laborales que ocupamos a lo largo de nuestra vida y en el caso de haber trabajado en más de un sitio, con cuál nos sentíamos más identificados e identificadas. Las mujeres sobre todo comentaban que una vez se casaban, muchas dejaban sus puestos (o les hacían dejar) para dedicarse a trabajar en casa y criar a los hijos e hijas, trabajo en el que la mayoría coincide que era más duro que el económicamente remunerado. Por su parte los hombres comentaban las durísimas jornadas laborales de sol a sol, el poco tiempo invertido con sus familias, y en general, lo duro que eran muchos de sus trabajos. Además, se habló acerca de que, hasta casarse, muchos de ellos y de ellas entregaban en casa el sueldo al completo y eran sus padres y madres quienes, de ese sueldo, les daban una paga cosa que dicen ha cambiado mucho y ya no es habitual. También, comparaban y hablaban de las situaciones que tenemos ahora sus hijos/as y nietos/as y lo orgullosos que están en general de lo mucho que se ha avanzado y lo formados que estamos. Como resumen del taller: Que nuestros hijos e hijas saliesen adelante fue la mayor de las recompensas. Para ponerle la guinda al encuentro, decidimos hacer un pequeño vídeo con algunas de las personas que vivimos y trabajamos en el Centro. Aquí os dejamos algunas de las fotos: