Las residencias de ancianos, conscientes de la evolución de la sociedad y de los cambios en las necesidades de las personas mayores, deben adaptar sus espacios, sus equipamientos y sus servicios. Y es que, solo de esta manera serán capaces de convertirse en centros diseñados específicamente para la tercera edad del futuro, poniendo en el foco su bienestar. 

La esperanza de vida ha aumentado considerablemente en los últimos años, cambiando la demografía de la población de todo el mundo por completo. De hecho, según la OMS, la tasa de habitantes del planeta mayores de 60 años se incrementará del 12 al 22% entre 2015 y 2050, alcanzando los 2000 millones. En este sentido, es imprescindible repensar y reestructurar las residencias de mayores, pues son los lugares donde, gran cantidad de personas, pasarán la última etapa de sus vidas. 

Pero, ¿cómo serán las residencias de ancianos del futuro? Aunque todavía es difícil hacer una predicción exacta, es cierto que el uso de diferentes tecnologías, tales como sensores, big data o inteligencia artificial, dotarán de mayor calidad los centros para mayores. A continuación se desarrollan algunos de los aspectos fundamentales de las residencias del futuro que, poco a poco, están siendo implementados.

Tecnología en las residencias de ancianos

Una de los  principales puntos clave en el diseño de una residencia de ancianos es mantener la seguridad de las personas mayores en todo momento, y la tecnología puede ser una gran aliada para ello. No obstante, la transformación digital de estos centros también puede traer consigo otro tipo de beneficios, que impacten directamente sobre el bienestar emocional de las personas de la tercera edad. 

En primer lugar, el uso de sensores en una residencia geriátrica puede ayudar a identificar cambios que afectan tanto a la salud como a la comodidad de los mayores, tales como el nivel de humedad o la temperatura. Pero la implementación de estos dispositivos va mucho más allá. Por ejemplo, las caídas, uno de los problemas más frecuentes, pueden llegar a evitarse gracias a la información que recogen los sensores, analizando en qué zonas del centro estas son más comunes.

tecnología residencias de ancianos

El sueño es otra de las dificultades con las que tienen que lidiar las personas mayores. Por su parte, los monitores de cama más modernos son mucho más sensibles, y ofrecen información de lo más detallada acerca de la calidad del sueño -como cuánto tiempo ha estado despierta una persona durante la noche o las veces se ha levantado y durante cuánto tiempo-. Así, las residencias de ancianos son capaces de anticiparse a problemas mayores gracias a los datos obtenidos a través de la tecnología. 

Pero la principal ventaja de emplear nuevas herramientas tecnológicas en los centros geriátricos es convertir todos esos datos en conocimiento a través del big data y de la inteligencia artificial. De este modo, es posible llegar a identificar patrones de conducta y realizar predicciones exhaustivas, con el objetivo de adelantarse a cualquier problemática, y convirtiéndose en una residencia de ancianos preparada para el futuro.

Personas mayores y conectividad en las residencias de ancianos

El uso de internet y de la tecnología entre las personas mayores es cada vez más común. Y es que, las nuevas generaciones de la tercera edad son ahora más activas en el mundo digital, como consecuencia de la evolución tecnológica, también en los aspectos cotidianos. De hecho, la presencia en internet de los ancianos aumentó un 583% entre 2007 y 2017, principalmente, para realizar compras online. 

Conscientes de este cambio, en las residencias del Grupo Colisée disponemos de zonas WiFi, incluso de conexión en las propias habitaciones. De este modo, nuestros usuarios cuentan con la libertad de poder acceder a internet siempre que así lo deseen, por ejemplo, para consultar información de actualidad y noticias, o para mantener el contacto a través de apps de mensajería instantánea.

residencias de ancianos tecnología

¿Qué hay más allá de la tecnología?

Sin embargo, las residencias de ancianos del futuro también contemplan otros aspectos que nada tienen que ver con los avances tecnológicos. Precisamente, la distribución del espacio del centro tienen un impacto directo en el bienestar de las personas mayores. 

Residencias totalmente accesibles, en las que las personas mayores puedan moverse con libertad, y conectadas con el exterior, son las más apropiadas para la tercera edad. De este modo, el entorno hará que se sientan involucrados en la comunidad y partícipes del mundo que les rodea, mejorando considerablemente su calidad de vida.

esidencias de ancianos espacios

Por otro lado, también deben ofrecer la intimidad que cada persona necesita, por ejemplo, a través de habitaciones individuales, unidades de convivencia o espacios habilitados para visitas donde puedan sentirse cómodas. Al mismo tiempo, deben fomentar las relaciones interpersonales para evitar el aislamiento y la soledad de la tercera edad, y para ello, la diversidad de zonas comunes adaptadas a distintas actividades en las que compartir experiencias  son también ideales para lograr una vida plena en el centro, tal y como lo hacemos en el Grupo Colisée.  

Atención y cuidados basados en las personas

Uno de los principales aspectos que contemplarán las residencias de ancianos del futuro será la individualización de los servicios. Así, atender a cada usuario de manera personalizada, según sus necesidades específicas tanto físicas como cognitivas, será una de las claves. 

En los centros del Grupo Colisée, hace años que apostamos por este modelo de cuidados, con el objetivo de ofrecer a cada persona la confianza, el compromiso, la intimidad y la atención que requiere. De esta manera, garantizamos unos servicios de excelente calidad que ponen en el centro el bienestar de todos nuestros residentes así como de sus familias. 

residencias de ancianos atención especializada

Por otro lado, sabemos que para las personas mayores, mantener el vínculo y la comunicación con sus familiares es un factor que influye directamente en su bienestar. Y precisamente por esto, en el Grupo Colisée hemos desarrollado MyColisée, una app que garantiza ese contacto en todo momento, a través de la cual los usuarios pueden compartir con sus seres queridos fotos, eventos o actividades. 

Nuestro único objetivo es conseguir que nuestras residencias se conviertan en un hogar en el que las personas mayores puedan sentirse como en casa, basándonos en valores como la empatía, el respeto y la ética. Y para ello, no hay nada como poner a los ancianos en el foco de atención mediante un trato cercano y de confianza, tal y como hacemos en el Grupo Colisée.

No obstante, los avances tecnológicos aplicados al sector geriátrico suponen un gran avance para la calidad de vida y para la seguridad de las personas mayores. Conscientes de ello, en el Grupo Colisée trabajamos activamente para seguir afrontando los retos del futuro a través de la innovación, la mejora continua y la adaptación de las instalaciones de nuestros centros, pues sabemos que estos cambios suponen una mejora directa en el bienestar y en la salud de las personas de la tercera edad. 

Descubre las residencias de ancianos del Grupo Colisée.