La idea surgió de la necesidad de ofrecer actividades que formaban parte de la vida cotidiana de nuestros mayores.
 
Pensamos que sería divertido hacer un taller de cocina semanalmente, en el que participaran varios grupos, siempre acompañados de profesionales como la TASOC y la Psicóloga, quienes pueden guiarles y ofrecerles una experiencia más enriquecedora. 
 
En estos talleres elaboramos diferentes recetas, incluso ayudando en cocina para cualquier comida del día, con el fin de mejorar la comunicación y la relación entre los miembros del grupo y, sobre todo, darles a nuestros mayores un rol en el que se sientan empoderados.
Como conclusión, podemos decir que es una actividad que ha tenido una muy buena acogida, no solo entre los residentes, sino también por parte del equipo de profesionales.
Aquí os dejamos algunas fotos de nuestras sesiones en La Saleta Ontinyent!