La autonomía, la marcha y el equilibrio, la confianza y la movilidad articular son aspectos claves en la calidad de vida de la persona mayor, puesto que son imprescindibles para que esta pueda disfrutar de un envejecimiento activo. Estos conceptos se pueden ver afectados por algún accidente o por el deterioro físico propio del envejecimiento natural, por lo que recuperarlos, ralentizarlos o potenciarlos a través de especialistas como los fisioterapeutas en un centro de rehabilitación para personas mayores se convierte en algo esencial.

Actividades de rehabilitación para el adulto mayor

Javier Pesos, fisioterapeuta en Colisée Plaza Real Valladolid, explica que las actividades de rehabilitación para el adulto mayor se adaptan a las capacidades físicas de cada usuario. Sus funciones abarcan desde el tratamiento a personas con fracturas de cadera, problemas en la rodilla, ictus o Parkinson hasta una labor de mantenimiento para, de modo preventivo, ralentizar la pérdida de movilidad y autonomía. 

“Tenemos diferentes tratamientos en función de cada persona. Por ejemplo, los grupos de mantenimiento tienen tres sesiones a la semana, mientras que en otros casos se precisan más sesiones individualizadas acompañadas siempre de un fisioterapeuta en periodos de entre 30 y 45 minutos de duración”, indica Javier Pesos.

actividades de un centro de rehabilitación para personas mayores

Centro de rehabilitación para mayores

En un centro de rehabilitación para personas mayores tanto pacientes como fisioterapeutas se marcan unos retos. “Nuestro principal objetivo es que los usuarios tengan la mayor autonomía posible. Muestra de ello es que siempre buscamos y trabajamos para que en vez de moverse en silla de ruedas lo hagan con bastón. Son pequeños avances que les ayudan mucho en su día a día en diferentes ámbitos, y en especial en el emocional y anímico”, describe Pesos, uno de los cuatro fisioterapeutas de Colisée Plaza Real Valladolid, quien puntualiza que contar con un equipo de cuatro fisioterapeutas en residencias de rehabilitación para mayores no es muy común y que supone una gran ventaja a la hora de ofrecer un servicio de calidad a los residentes. 

Alcanzar estas metas y estas evoluciones afecta también en lo familiar. “Cuando les vienen a visitar familiares y pueden dar un pequeño paseo con ellos solo con la ayuda de un bastón, para el usuario es una satisfacción enorme y para sus seres queridos también al verles tan activos”, apunta Javier Pesos.

rehabilitación para personas mayores

Tratamiento integral y multidisciplinar

En consonancia con la filosofía de trabajo del grupo Colisée, el abordaje de la rehabilitación adquiere un rasgo multidisciplinar, debido a que el equipo de especialistas del centro trabaja de forma conjunta y coordinada para que la rehabilitación no solo se ciña a los 30-45 minutos de sesión, sino que tenga una continuidad en el día a día del mayor. “Estamos en constante contacto con otros profesionales de la residencia, como logopedas, terapeutas ocupacionales, médicos y demás especialistas”, específica Pesos, el mismo que pone de manifiesto que esa comunicación fluida ayuda mucho a conseguir los objetivos, ya que, por ejemplo, las observaciones que reciben los fisioterapeutas del personal auxiliar sirven para evaluar los avances en el día a día del mayor. 

No obstante, en el trabajo rehabilitador el aspecto de las emociones juega un papel fundamental para la materialización de los retos marcados. Motivación, ánimo y confianza son una coctelera sentimental con la que tienen que manejarse bien los fisioterapeutas en un centro de rehabilitación para personas mayores. “Hay que implicarles en los ejercicios. Hay días que el ánimo no está todo lo alto que debería y puede no apetecerles la sesión, pero en ese momento tenemos que convencerles de que les viene muy bien y motivarles a través de juegos y dinámicas. La idea es que estén cómodos haciendo los ejercicios, y además, es que les viene muy bien como rutina. Es decir, para ellos pensar que después de la sesión de cine tienen la rehabilitación ya les ayuda a tener el tiempo ocupado y les beneficia mucho”, agrega Javier Pesos. 

De este modo, aunque la atención a mayores en una residencia sea un trabajo en equipo, el rol del fisioterapeuta es el motor para activar el circuito de la movilidad, que a su vez da una autonomía que acaba desembocando en calidad de vida de nuestros residentes. Y por eso, un centro de rehabilitación para personas mayores es sinónimo de bienestar para la tercera edad.

Descubre todas las residencias Colisée.