Mantener la calidad de vida en las personas mayores es la base de todos los esfuerzos en su atención en esta etapa de la vida, y uno de los factores que pueden mermar su día a día es la pérdida auditiva. Controlar esta patología propia del envejecimiento es uno de los retos para poder detectarla y poner los medios necesarios para mitigar sus efectos.    La pérdida auditiva en mayores puede llegar a provocar aislamiento social si no se detecta a tiempo, según advierte la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), la misma que incide en la importancia de acudir al otorrinolaringólogo en cuanto se empiecen a notar los primeros signos de pérdida auditiva. “Aunque su desarrollo es lento y gradual, una actitud de prevención y detección precoz es importante para evitar su evolución”, insiste la SEORL.   En este sentido, en el Grupo Colisée se potencia el seguimiento pormenorizado de los residentes con una monitorización que permite potenciar la prevención y la detección de cualquier parámetro que indique una pérdida auditiva en la persona mayor. Y es que, detectar el problema a tiempo evitará que vaya a más.  

Signos de alerta de la pérdida de audición

La presbiacusia (pérdida progresiva de la capacidad auditiva) se puede detectar con múltiples signos de alarma, como destaca la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC. Los más significativos son:  
  • Oigo pero no entiendo. No se suelen perder todos los sonidos a la vez; el paciente no oye todos los fonemas y pierde capacidad de comprensión.
  • Pitidos en el oído. Aparición de ruidos o zumbidos en los oídos que, además de ser molestos, interfieren y dificultan aún más la audición.
  • Televisión. La pérdida auditiva en mayores provoca que no entiendan lo que se dice en la televisión y suban de forma drástica el volumen.
  • No oír la puerta y el teléfono. Al principio, no tienen tanto problema en seguir las conversaciones, pero sin embargo, sí en escuchar el timbre de la puerta o el sonido del teléfono.
  • Conversaciones y grupos. Al tener problemas para escuchar cuando hay varias conversaciones o mucho ruido exterior prefieren no participar y se aíslan, algo que puede ir desembocando en depresión, tristeza y aislamiento social.
  pérdida auditiva test

Test adaptado “The Hearing Handicap Inventory for Adults”. Si una persona contesta “sí” a tres o más preguntas podría tener un problema de audición.

 

Grados de pérdida auditiva

La pérdida de audición puede ocurrir cuando alguna de las partes del sistema auditivo no funciona de la manera normal, según explican en Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), mientras que divide los grados de pérdida auditiva en cuatro:  
  • Leve. Una persona puede escuchar algunos sonidos del habla, pero no oye claramente los susurros.
  • Moderada. Puede que no escuche casi nada de lo que dice una persona al hablar a un volumen normal.
  • Grave. Solo puede percibir algunos sonidos fuertes.
  • Profunda. No oye nada de lo que se habla y solo puede oír algunos sonidos muy fuertes.
 

Dispositivos de ayuda a la audición

Existen una serie de dispositivos de ayuda que pueden mitigar los efectos de la pérdida auditiva, y su uso, tras el consejo médico, dependerá del grado de afectación del paciente. El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD) de EEUU destaca que los apoyos más comunes en este ámbito son los siguientes:  
  • Audífonos. Se utilizan en el oído o detrás de la oreja. Hacen que los sonidos sean más fuertes. Es clave la adaptación del paciente a esa nueva realidad ya que muchas cosas suenan diferente cuando se usan audífonos. 
  • Implantes cocleares. Se implantan en el oído interno mediante una cirugía. Están dirigidos a personas que tengan problemas severos de audición.
  • Aparatos de ayuda para la audición. Son dispositivos de amplificación para todo tipo de teléfonos y sistemas de circuito cerrado en los lugares de oración, teatros y auditorios.
  • La lectura de labios. Ayuda a las personas con problemas de audición a seguir una conversación. Las personas que usan este método ponen mucha atención a los demás cuando hablan, observando cómo la persona que está hablando mueve la boca y el cuerpo.
  pérdida auditiva en mayores   La capacidad auditiva es lo que conecta a las personas con el mundo, y si falla esa cobertura vital en una sociedad tan interconectada como al actual, se apagan las luces, por lo que cuidar esa ventana a la realidad es fundamental para que los mayores puedan seguir disfrutando de su calidad de vida y sintiéndose protagonistas.      Descubre nuestras residencias.