Los problemas de movilidad para personas mayores son muy frecuentes, pero también es elevado el abanico de soluciones disponibles para ayudarles a superar estos inconvenientes. Bastones, andadores, muletas, sillas de ruedas, soportes para el baño o rampas para escaleras pueden hacerles la vida más fácil a las personas mayores con movilidad reducida. No obstante, a este arsenal técnico de apoyos también hay que añadirle la necesidad de llevar a cabo ejercicios centrados en la movilidad. 

A medida que el reloj biológico avanza, huesos, músculos y articulaciones envejecen, y poco a poco se va reduciendo la capacidad de movimiento. Por eso, para poder contrarrestar el efecto de los años o para superar las secuelas de una lesión o enfermedad, las ayudas a la movilidad para personas mayores son una muy buena opción para conservar o mejorar su autonomía.

Ayudas técnicas para la movilidad

Las personas mayores con movilidad reducida cuentan principalmente con cuatro elementos de ayuda que les asisten a la hora de caminar y evitan caídas. Los bastones, las muletas, los andadores y las sillas de ruedas son las ayudas técnicas que van a facilitar un desempeño más autónomo tanto dentro como fuera de casa.

  • Bastón: Facilita la marcha y aumenta la estabilidad. Descarga el trabajo de una articulación dañada. Se suele llevar en el lado contrario de la pierna afectada y hay que adaptar su nivel al de la cadera. Es importante que el bastón cuente con un taco de goma para dar buena estabilidad y seguridad.
 
  • Muleta: Ofrece más seguridad que los bastones. La parte que cubre el antebrazo debe estar situada dos o tres dedos por debajo del codo. Se puede utilizar una, a modo de bastón colocándola en el brazo contrario, o dos muletas. Están hechas de aluminio y es clave revisar las conteras que están en contacto con el suelo para evitar caídas por su deterioro.
 
  • Andador: Ofrece la máxima seguridad al andar. Está recomendado principalmente para personas con poca estabilidad o miedo a las caídas, que necesitan mayor base de apoyo. Eso sí, la persona tiene que tener cierta fuerza para empujar el andador y alzarlo para evitar obstáculos como las aceras. Se aconseja que la altura del agarre superior se encuentre al nivel de la cadera. Los hay sin o con ruedas, y la elección dependerá de la capacidad de la persona para moverse.
 
  • Silla de ruedas: Su principal ventaja es que permite desplazamientos largos. Está indicada preferentemente para personas mayores con movilidad reducida o trastornos motores. Para su uso autónomo, la persona tiene que conservar fuerza en miembros superiores. ¿Cuál es la postura correcta? Una posición de 90 grados de flexión de cadera, ligera flexión de rodillas y pies apoyados en reposapiés.


actividades de movilidad para personas mayores

Accesibilidad en el hogar

“Suprimir las barreras arquitectónicas es una acción necesaria que no solo mejora la funcionalidad del mayor, sino que previene posibles accidentes”, explica la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), mientras que recomienda mejoras para facilitar la movilidad para personas mayores. Las principales actuaciones son:

  • Acceso a la vivienda: Si en el portal existe un tramo de escaleras hasta llegar al ascensor, colocar una rampa con una pendiente no superior al 7% que posibilite una subida y bajada cómodas. También es aconsejable aumentar la duración del encendido de la luz para que ambas estén perfectamente iluminadas.
 
  • Cuarto de baño: Es una de las zonas más hostiles para personas mayores con movilidad reducida. Suelo antideslizante, plato de ducha en vez de bañera, aumentar la altura del inodoro con alzas o la instalación de barras de apoyo son los principales consejos para mejorar su accesibilidad.
 
  • Dormitorio: Colocar un dispositivo que ayude a incorporarse en la cama e incrementar la altura de ésta facilita la movilidad de las personas mayores a la hora de levantarse y acostarse.
En función de todas estos consejos, en el Grupo Colisée apostamos por el diseño y la creación de espacios seguros y confortables donde los mayores no vean limitada su movilidad y al mismo tiempo cuenten con un entorno accesible y agradable, donde puedan sentirse cómodos y tranquilos en todo momento.

rutina de movilidad para personas mayores

Fuente: SEGG



Ejercicios de movilidad para personas mayores

Para conservar la movilidad de la tercera edad la práctica de ejercicio es clave, y además, es un gran método preventivo para evitar caídas en personas mayores. Existen cuatro grandes grupos de ejercicios como son los de resistencia o aeróbicos, los de fortalecimiento, los de equilibrio y los de flexibilidad.

  • De resistencia o aeróbicos: caminar, nadar, bailar o andar en bicicleta. Se recomienda hacerlos al menos cinco veces por semana (con una duración de 20 a 60 minutos) iniciando de forma progresiva.
 
  • Fortalecimiento: Levantar o empujar peso -siempre de forma gradual y adaptados al estado físico de cada persona-. Flexio?n plantar, flexio?n de rodillas, flexio?n de caderas, extensio?n de rodillas, extensio?n de caderas y la elevacio?n de las piernas hacia los lados, entre otros.
 
  • Equilibrio: Están muy relacionados con los de fortalecimiento debido a que cuando los ejercicios de fortalecimiento se realizan de forma regular, contribuyen a aumentar el equilibrio, la estabilidad y el tono postural.
  • Flexibilidad: Ayudan a tener una mayor amplitud de movimientos para realizar las actividades cotidianas.


Por todo esto, en las residencias del Grupo Colisée, además de contar con espacios seguros y adaptados a la movilidad de las personas mayores, contamos con amplios programas de ejercicio físico que fomentan su movimiento y previenen todo tipo de caídas. Sin duda, opciones que dotarán de autonomía a los usuarios, mejorando, por ende, la seguridad en sí mismos y su calidad de vida.

Encuentra más información sobre los centros del Grupo Colisée.