La primavera ya está aquí. Atrás quedan los días de frío y lluvia, y los ejercicios para personas mayores al aire libre se convierten en los mejores planes para disfrutar del exterior. El aire puro y las diferentes actividades en espacios abiertos ayudarán a que nuestros mayores afronten esta nueva época del año con actitud positiva, mejorando tanto su condición física como su bienestar emocional. 

Según la OMS, los adultos de más de 65 años deben dedicar 150 minutos semanales a realizar algún tipo de ejercicio aeróbico, como, por ejemplo, pasear. Las evidencias han demostrado que las personas mayores activas presentan una menor tasa de mortalidad, tienen un perfil más favorable para la prevención de las enfermedades cardiovasculares y cuentan con una mayor salud funcional, un menor riesgo de sufrir alguna caída y unas funciones cognitivas mejor conservadas. Por ello, es hora de animar a los ancianos a ponerse ropa y calzado cómodo e invitarles a dar una suave caminata en compañía.

Pasear al aire libre, uno de los ejercicios para personas mayores más recomendados

Pasear es una de las actividades físicas para personas mayores más recomendadas, puesto que al ser un ejercicio aeróbico moderado, sencillo y seguro, es apto tanto para los ancianos con plena capacidad física como para aquellos con capacidad reducida. De hecho, todos ellos encontrarán beneficios en caminar, por lo que es muy recomendable incorporarlo en su rutina diaria. 

A continuación descubrimos las 7 principales ventajas de andar al aire libre en la tercera edad, siendo este un ejercicio que les permitirá disfrutar de la primavera con una sonrisa y mejorar su salud en cada paseo.

  • La mejora de la salud física: Al pasear, se fortalecen los músculos, principalmente los del tren inferior, como las piernas y los glúteos, aunque también los abdominales. Así, caminar de forma moderada ayuda a las personas mayores a mantener una buena forma física e incluso a perder peso.

  • La mejora del humor: Cuando andamos, el cuerpo humano libera serotonina, también conocida como ‘la hormona de la felicidad’, y, en consecuencia, la sensación de bienestar es mayor después de dar un paseo.


pasear ejercicios para personas mayores

  • La mejora del sueño: La serotonina que el cuerpo libera al pasear también es esencial para aumentar la producción de melatonina, la hormona reguladora del sueño. Por ello, gracias a las caminatas diarias, el descanso de los mayores puede ser más efectivo y de mayor calidad.

  • La reducción del estrés: Los ejercicios para personas mayores, especialmente los ejercicios aeróbicos, ayudan a disminuir el estrés, puesto que, durante la actividad -en este caso, durante un paseo- los niveles de cortisol, la hormona que liberamos en respuesta al estrés, se reduce. Además, a raíz de la Covid-19, muchos ancianos han visto afectado su bienestar emocional por el aislamiento y la soledad, presentando cuadros de depresión y ansiedad, y realizar ejercicio al aire libre puede ayudar a  combatir estos efectos tan negativos de la pandemia. Por ello, desde Colisée intentamos apostar porque nuestras residencias cuenten con agradables espacios abiertos y abogamos por un estilo de vida activo.

Los paseos diarios en nuestras instalaciones son parte de la rutina de nuestros residentes, por todos los beneficios que tienen sobre su salud. Para ello, contamos con entornos naturales que fomentan las ganas de caminar de los usuarios. Muchas de nuestras residencias para mayores cuentan con amplios jardines, zonas verdes y espacios al aire libre en los que pasear se convierte en una actividad muy agradable. Es el caso de residencias como STS Salou, La Saleta Magdalena y más centros que puedes consultar en nuestra web.  De esta manera, las caminatas dentro del propio centro se convierten en un momento de paz y tranquilidad que, además de mejorar las condiciones físicas de nuestros mayores, promueven su bienestar emocional y su calidad de vida, precisamente, los valores por los que apostamos desde los centros residenciales Colisée.


  • El aumento de la vitamina D: Aún siendo imprescindible para la absorción del calcio en el metabolismo, muchos ancianos suelen presentar carencia de vitamina D. A su vez, la vitamina D también mejora el funcionamiento de los huesos y aumenta la inmunidad, e incluso puede llegar a reducir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como el de colon o el de mama. Así, pasear al aire libre y disfrutar del sol con la protección adecuada puede ser una fuente excelente de vitamina D, resultando en una mejor salud.

  • La mejora de la circulación: Otro de los grandes beneficios de caminar para la salud de los ancianos es que mejora la circulación, disminuyendo la presión arterial y ayudando a prevenir el riesgo de sufrir un infarto o alguna enfermedad cardiovascular.

  • La prevención del deterioro cognitivo: Pasear ayuda a minimizar la pérdida de memoria y también a reducir el riesgo de padecer demencia o Alzheimer, por lo que, sin duda, es una de las actividades para ancianos más recomendables.


Recomendaciones para pasear al aire libre de forma segura

Como hemos puesto en relieve en este artículo, pasear tiene efectos positivos directos en la salud de cualquier persona, pero aún es más importante incorporarlo como una actividad rutinaria en la vida de nuestros mayores. Aun así, es muy importante seguir una serie de recomendaciones que velen por el bienestar de nuestros ancianos para que puedan pasear con total seguridad. 

Por ejemplo, tener en cuenta la ropa y el calzado de los ancianos para caminar es fundamental, puesto que deben permitirles moverse con total libertad y de forma cómoda. Además, también es importante cubrir la cabeza con algún gorro o sombrero, si se va a andar bajo el sol, y utilizar gafas para evitar la incidencia directa de los rayos en los ojos.



Asimismo, la hidratación es otro aspecto a destacar, ya que, durante un paseo, en especial durante los meses de verano, puede llevar a la deshidratación de las personas mayores. Para evitarlo, lo más recomendable es llevar siempre a mano una botella de agua. Por su parte, también es esencial prestar atención a la hora en la que se vaya a caminar, siendo el mejor momento las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.

En función del grado de dependencia de la persona mayor, aunque pueda ir a andar sola, siempre es aconsejable que lo haga junto a un acompañante que pueda ayudarle en caso de sufrir algún imprevisto. Al mismo tiempo, pasear en compañía mejorará el bienestar del anciano, puesto que es una gran opción para evitar la soledad. 

Ponte en contacto con nosotros para más información sobre los centros Colisée.