Las actividades para ancianos y el ejercicio son imprescindibles para garantizar su salud física. Por ello, junto con otros buenos hábitos, la actividad es garantía de calidad de vida y de bienestar durante la vejez. Y es que, el ejercicio físico puede tener efectos muy positivos en la salud de las personas mayores, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares o la diabetes de tipo 2, entre otras, y mejorando, de forma general, su salud ósea. 

Según las recomendaciones de la OMS sobre las actividades físicas para personas mayores, estas deben llevarse a cabo durante 150 minutos semanales en el caso de ser actividades físicas aeróbicas moderadas, como caminar o bailar, por ejemplo. En cuanto a las actividades vigorosas aeróbicas, tales como la natación, el footing o andar en bicicleta, se deben realizar durante aproximadamente 75 minutos semanales. Todos estos ejercicios, según las directrices de la OMS, se llevarán a cabo en sesiones de, al menos, 10 minutos.  

Para poder obtener el máximo beneficio de las actividades para ancianos, es importante escoger los ejercicios según sus gustos y preferencias, y adaptarlas a sus capacidades físicas. Por otro lado, también es primordial escuchar a su cuerpo y adecuar cada día las actividades en función de la complejidad y la intensidad, para evitar consecuencias adversas como la fatiga, el agotamiento y el dolor. 

Por todo esto, la actividad física y la cognitiva para personas mayores son esenciales para su bienestar. Con el fin de fomentar el ejercicio físico en la tercera edad, a continuación se presentan algunas de las actividades para ancianos más recomendadas.

actividades para ancianos caminar

Actividades para ancianos: ejercicio cardiovascular

  Las actividades para ancianos de carácter cardiovascular son aquellas que ponen en movimiento los principales músculos del cuerpo. Este tipo de ejercicios mejoran el funcionamiento del corazón y de los pulmones y potencian la función del sistema inmunológico. Asimismo, reducen el estrés, la depresión y la ansiedad, por lo que son muy beneficiosos para aumentar la calidad de vida de las personas mayores. 

Estos ejercicios pueden realizarse tanto con máquinas -como andadores o bicicletas- como sin ellas. Algunas de las actividades cardiovasculares más recomendables para la tercera edad son, por ejemplo, caminar -siendo uno de los ejercicios más sencillos y beneficiosos-; nadar o hacer aquagym -siempre a una intensidad adecuada-.

Ejercicios de fuerza para personas mayores

  Por su parte, las actividades para ancianos de fuerza, cuya carga es el propio peso corporal, son aquellas dirigidas a fortalecer la musculatura y aumentar la resistencia. Durante la vejez, este tipo de ejercicios son esenciales para mantener la masa muscular, y así, evitar algunas de las fracturas más comunes en ancianos incluso enfermedades como la artrosis.

Existen muchos ejercicios de fuerza para las personas mayores que son muy fáciles de realizar en casa. Por ejemplo, sentarse y levantarse de la silla con un pie adelantado, realizar elevaciones de talón con ambos pies a la vez o subir y bajar los brazos mientras se está de pie.  

Si se dispone de aparatos en casa o se puede acudir a un centro de rehabilitación, se pueden utilizar poleas, espalderas o pedales para llevar a cabo otros ejercicios que fortalecerán la musculatura de la espalda así como el tronco.

poleas actividades para ancianos

Beneficios de las actividades para ancianos

  Las actividades para ancianos traen grandes ventajas de salud consigo. De hecho, los datos de la OMS demuestran que, las personas mayores físicamente activas mpresentan menor tasa de mortalidad, especialmente ante patologías como las cardiopatías, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares o la depresión. Además, tienen un perfil más favorable para la prevención de enfermedades cardiovasculares y la diabetes, y también ven mejorada su salud ósea. 

Asimismo, el ejercicio mejora su fuerza, su resistencia y su flexibilidad, manteniendo la autonomía física de las personas mayores, y gracias al desarrollo de los reflejos, la coordinación y el equilibrio, reduce el riesgo de caídas. Por otro lado, realizar algún deporte o alguna actividad en grupo también ayuda a reducir la soledad y el aislamiento, incluso da lugar a nuevas amistades. Por todo esto, las personas mayores que realizan ejercicio con cierta regularidad cuentan con una mejor salud física, psíquica y socio afectiva, y por ende, con una mejor calidad de vida. 

Actividades para ancianos en los centros del Grupo Colisée

  Las residencias de ancianos, conscientes de la necesidad y de la importancia de realizar ejercicio durante la vejez, cuentan con gimnasios y programas de actividades específicas dirigidas a preservar la salud física de las personas mayores. De esta manera, tanto los centros como los equipos socio sanitarios abogan por el bienestar de la tercera edad a través del deporte. 

gimnasio residencia de ancianos

En definitiva, la actividad física en las personas mayores, junto a otros hábitos saludables como una dieta equilibrada, una correcta hidratación, un descanso efectivo o evitar productos tóxicos como el alcohol o el tabaco, puede ser una buena manera de ayudar a prevenir enfermedades y sobre todo, de mejorar su bienestar. Por este motivo, realizar ejercicio con regularidad es, sin duda, garantía de calidad de vida de los ancianos. 

En los centros del Grupo Colisée abogamos por lo que comúnmente se denomina envejecimiento activo. Tenemos gimnasio en todos nuestros centros y un equipo especializado de fisioterapeutas que programas ejercicios grupales personalizados enfocados al fortalecimiento físico de nuestros residentes. Programamos, siempre que es posible, actividades exteriores, excursiones y paseos terapéuticos que son enormemente beneficiosos para los residentes. Además, muchos de nuestros centros son especialistas en posoperatorios y rehabilitaciones. Puedes preguntarnos por email o llamar a nuestros centros para informarte al respecto.

Descubre todas las residencias Colisée.