El gran compromiso del Grupo Colisée con nuestros residentes y sus familias es garantizar el bienestar a través de cuidados de calidad excepcional y un trato cercano y respetuoso, basándonos en la Atención Centrada en la Persona. No cabe duda de que cada residente requiere de una serie de cuidados basados en unas necesidades específicas en función de sus capacidades físicas y cognitivas, y por ello, sabemos que la individualización de los servicios debe ser nuestra prioridad para con ellos.

A medida que nos hacemos mayores, el grado de dependencia para desarrollar actividades cotidianas aumenta como consecuencia de la disminución de la capacidad de movilidad y de otras como la auditiva o la visual. Por eso, en esta etapa necesitamos una mayor atención, obtener los cuidados necesarios para garantizar una vida digna y, sobre todo, fomentar un envejecimiento activo. En la mayoría de los casos, estas garantías de cuidados y supervisión son asumidas por nuestro entorno más cercano, pero las responsabilidades laborales o la falta de tiempo, reducen la dedicación.

atención centrada en la persona en Colisée

Es precisamente ante este tipo de circunstancias cuando las residencias para mayores basadas en la Atención Centrada en la Persona se convierten en la mejor opción para conseguir superar esos límites. El Grupo Colisee está implementando en sus residencias el modelo de Atención Centrada en la Persona, como es el caso de la residencia Colisée Sauvia en Salamanca, la residencia Colisée Bilbao, la residencia la Saleta Campolivar en Valencia, la residencia STS Misericordia en Tarragona o la residencia Plaza Real Gijón, entre otras. En estos centros, mediante los cuidados individualizados y personalizados, abogamos para que cada uno de nuestros residentes tenga mayor capacidad de decisión, facilitando su día a día en el centro, mejorando su calidad de vida y haciendo que se sienta como en casa. 

Con el objetivo de fomentar la especialización en cuidados y potenciar las cualidades y habilidades de cada persona mayor, en nuestras residencias disponemos de dos tipos de unidades: las Unidades de Vida y las Unidades de Vida Protegida. Estos espacios están totalmente adaptados según el grado de autonomía y las necesidades de cada usuario, y las actividades que se llevan a cabo en ellos también se adecúan en función de estos mismos criterios.

Las Unidades de Vida

Las Unidades de Vida están dirigidas a las personas mayores más autónomas, donde el ejercicio físico y las diferentes actividades de estimulación cognitiva, la alimentación saludable y la socialización con otros compañeros juegan un papel fundamental. A través de este modelo de Atención Centrada en la Persona, en las residencias Colisée tratamos de involucrar por completo a nuestros usuarios en las tareas y los programas diarios, respetando sus gustos y preferencias para que puedan disfrutar totalmente de su estancia.

atención-centrada-en-la-persona-actividades

Las Unidades de Vida son estancias adaptadas para la tercera edad y construidas en una única planta, de manera que les permiten moverse con total libertad por todos los espacios. Además, los amplios salones, las zonas ajardinadas y las habitaciones totalmente equipadas hacen que las personas mayores puedan sentir que somos hogar gracias a una decoración acogedora y muy agradable. 

Para nosotros la seguridad de los residentes es lo primero, y por ello, hemos implementado una serie de innovaciones tecnológicas en nuestras residencias que nos convierten en centros totalmente adecuados para garantizar la salud y el bienestar, tanto físico como emocional, de las personas mayores en lo que denominamos las Unidades de Vida.

Las Unidades de Vida Protegida para la Atención Centrada en la Persona

Por otro lado, las Unidades de Vida Protegida están orientadas hacia las personas mayores que sufren algún tipo de deterioro cognitivo y cuentan con un nivel de dependencia mayor. En estos espacios se llevan a cabo diferentes talleres y terapias adaptadas a las necesidades de cada una de las personas, y donde se integran distintos elementos que garantizan una Atención Centrada en la Persona permanente para los ancianos que sufren estas patologías neurológicas.  

Las Unidades de Vida Protegida tienen como objetivo hacer que las personas con enfermedades cognitivas puedan sentirse seguras y tranquilas en todo momento, evitando cualquier obstáculo que pueda suponer una dificultad en el desarrollo de su día a día. En este sentido, los mayores son, en la medida de lo posible, independientes, asegurando que sus deseos, gustos y preferencias quedan garantizados.

unidades de vida protegida para una atención centrada en la persona

Las Unidades de Vida Protegida cuentan con terapias y talleres dirigidos por profesionales socio sanitarios altamente cualificados, cuyo trabajo se basa en el respeto, el cariño y la dignidad hacia los usuarios. La estimulación sensorial, a través de las salas snoezelen, o las terapias de reminiscencia en las que se interactúa con objetos de la infancia o fotografías, son algunos de los elementos que entran en juego en las Unidades de Vida Protegida de nuestro modelo ACP. A través de estas sesiones, pretendemos estimular la actividad cerebral de los mayores así como ralentizar el proceso de deterioro cognitivo. 

Garantizar la calidad de vida de nuestros mayores, su bienestar y potenciar el envejecimiento activo son objetivos por los que desempeñamos nuestro trabajo en las residencias Colisée. Y para ello, nuestro modelo de cuidados individualizados basado en la Atención Centrada en la Persona y las Unidades de Vida y de Vida Protegida son actores clave que aseguran, tanto a los usuarios como a sus familiares, un trato excepcional y unos servicios que les permitirán sentirse tan cómodos y seguros como en casa.    

Contáctanos para más información sobre nuestras residencias.