Cuidar de una persona mayor con Alzheimer es una tarea que requiere mucho cariño y dedicación, y es que, se deben tener en cuenta muchos factores para garantizar su bienestar. Además, unos cuidados adecuados son fundamentales para mitigar el deterioro mental y mejorar su calidad de vida.

Según el Informe Mundial sobre el Alzheimer de 2019 realizado por la Organización Internacional de la Enfermedad del Alzheimer, el 95% de la población podría desarrollar esta patología a lo largo de su vida. Por ello, el apoyo y la comprensión tanto de los familiares como de las personas que los rodean resultan imprescindibles. 

No obstante, el cuidado de una persona afectada por Alzheimer no es sencillo. Y aunque la recomendación principal es establecer una rutina en el día a día, a continuación enumeramos 7 hábitos para una atención óptima que mejore su calidad de vida.



1. Contar con asesoramiento médico para el Alzheimer

Es necesario que la persona mayor con Alzheimer acuda al médico habitualmente. Pero también es de gran relevancia que vaya acompañada de algún familiar con el fin de aclarar todas las dudas. Asimismo, es importante contar con un asesoramiento médico especializado, de manera que el cuidado y la atención sean correctas, ya que disponer de información es vital para el progreso de la enfermedad.

Por lo tanto, cuanto más sepamos, mejor será la atención. Para ello, ponerse en contacto con asociaciones, centros de día o residencias especializadas en Alzheimer puede ser de gran ayuda. Se trata de una práctica muy recomendable tanto para la persona afectada como para los familiares a su cargo, puesto que es una manera de estar al corriente sobre la enfermedad.

2. Facilitar las tareas diarias

Se trata de una práctica que puede resultar muy beneficiosa para la persona afectada por Alzheimer. Por ejemplo, a la hora de vestirse, se puede dejar la ropa preparada desde el día anterior con el fin de que pueda realizar la tarea independientemente. Por otra parte, es recomendable aprovechar los momentos del día con más lucidez del afectado para realizar algunas rutinas más complicadas, como puede ser la ducha, el aseo personal o la comida. 

alzheimer tareas

3. Disponer de una rutina alimenticia

Mantener una serie de hábitos diarios es indispensable para la estabilidad mental de la persona con Alzheimer. Además de seguir una rutina y un horario a lo largo del día, crear costumbres a la hora de comer puede suponer una gran ventaja que mejore su condición, más allá de seguir una dieta apropiada. 

Entre otras, lo ideal es conseguir que se involucre en las actividades cotidianas como poner la mesa, servir la comida o fregar los platos. Así, no solo aumentará su autonomía, sino que también le ayudará a sentirse útil y a relacionarse con el entorno que le rodea.

4. Realizar diferentes actividades

  Estimular la mente de la persona afectada mediante actividades cognitivas, además de ser imprescindible, ayuda a mitigar el impacto del Alzheimer. Para ello, se deben planificar las actividades que sean de su gusto e incluirlas en su rutina diaria, entre las que destacan pasear, hacer ejercicio, leer, hacer sudokus o bailar y escuchar música, por ejemplo. 

alzheimer actividades lectura

Este tipo de actividades, además de incrementar su habilidad mental, favorecen la motivación de las personas afectadas por Alzheimer y mejoran su bienestar personal.

5. Establecer una rutina del sueño para la persona con Alzheimer

Si la persona mayor con Alzheimer no establece una hora rutinaria para irse a la cama, puede terminar sufriendo desorientación, insomnio o trastornos del sueño, e incluso, en un estado de la enfermedad más avanzado, agitación y ansiedad. En este sentido, es necesario evitar que duerma durante el día o a deshoras para hacer que el descanso por la noche sea más efectivo. 

6. Utilizar la comunicación adecuada

Al hablar con una persona de la tercera edad que padece Alzheimer, la principal recomendación es llamarla por su nombre, para así captar toda su atención desde el principio de la conversación. Por otro lado, si la enfermedad se encuentra en un estado avanzado y le cuesta expresarse, debemos ser comprensivos, pacientes y darle tiempo para encontrar las palabras adecuadas. 

7. Acudir a una residencia especializada en Alzheimer

  No obstante, la mejor opción para garantizar unos cuidados de calidad y una atención individualizada es plantearse el ingreso en una residencia especializada en Alzheimer. Estos centros, además de seguir todas las pautas anteriormente mencionadas, también se ocupan del asesoramiento y seguimiento médico a través de equipos altamente cualificados en el bienestar de las personas mayores afectadas por este tipo de patologías.  

alzheimer residencia especializada

Las residencias del Grupo Colisée, por ejemplo, cuentan con unidades específicas para tratar esta enfermedad a través de servicios especializados y equipos multidisciplinares con una amplia experiencia en el cuidado de la tercera edad, y principalmente, en el cuidado de las personas con deterioros cognitivos y demencias. De esta manera y gracias a equipos de lo más innovadores, los usuarios afectados por Alzheimer reciben toda la ayuda y la estimulación que necesitan para garantizar su bienestar y mejorar su calidad de vida. 

Descubre las residencias de ancianos del Grupo Colisée.