La osteoporosis en la tercera edad es una enfermedad muy común, caracterizada por una disminución de la resistencia ósea que predispone a un mayor riesgo de fracturas por fragilidad. En concreto, según la Sociedad Española de Reumatología, un total de 2,4 millones de españoles mayores de 50 años fueron diagnosticados de osteoporosis en el año 2010, y para el 2025, se estima un aumento de la patología del 40%. Sin embargo, existen algunas formas de prevenir y retrasar su aparición. 

Por ello, a continuación, se explica detalladamente de qué se trata, cuáles son sus causas, sus síntomas y se enumeran 3 consejos que ayudan a prevenir la enfermedad.

¿Qué es y cuáles son las causas de la osteoporosis en la tercera edad?

Según la definición de la OMS, la osteoporosis es una enfermedad sistémica que se caracteriza por la disminución de la masa ósea y el deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, lo que incrementa la fragilidad del mismo y aumenta el riesgo de fracturación. 

Es decir, debido a la reducción de la masa ósea y del cambio en la formación de los huesos, estos son mucho más débiles, por lo que la probabilidad de sufrir una fractura es mucho mayor. Precisamente, las zonas más afectadas por la osteoporosis en la tercera edad son, la cadera, el cuello, el fémur, las muñecas y las vértebras.  

Existen algunas causas que aumentan las posibilidades de sufrir osteoporosis:

  • La edad: A partir de los 50 años, la disminución de la masa ósea es mucho más notable, por lo que padecer osteoporosis es mucho más probable
  • El sexo: las mujeres tienen más riesgo de sufrir osteoporosis en la tercera edad al tener huesos más pequeños, delgados y menos densos que los hombres. Además, tras la menopausia, disminuyen los niveles de estrógenos, la hormona que también ayuda a proteger la densidad ósea
  • El peso: un índice de masa corporal (IMC) inferior a 19, es decir, por debajo de lo que se considera saludable, supone un mayor riesgo de sufrir osteoporosis
  • La dieta: La correcta alimentación de los mayores es esencial para prevenir todo tipo de enfermedades, también la osteoporosis. Así, una dieta baja en calcio aumenta las probabilidades de padecer esta patología
  • El ejercicio físico: Una baja actividad física y el sedentarismo también pueden ser agravantes de la osteoporosis en la tercera edad


osteoporosis en la tercera edad ejercicio

  • Los malos hábitos: Por supuesto, el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias tóxicas, aumenta las probabilidades de sufrir osteoporosis en la tercera edad


  • Síntomas de la osteoporosis

    Aunque se trata de una enfermedad que es asintomática al principio, a medida que va evolucionando puede provocar distintas dolencias. No obstante, los afectados suelen darse cuenta de que padecen osteoporosis tras sufrir alguna fractura y hacerse una densitometría, la prueba que permite diagnosticar la densidad mineral ósea.  

    Por otro lado, para identificar la osteoporosis en la tercera edad hay que prestar atención, principalmente, a los siguientes síntomas: 

    • Dolores agudos y frecuentes de espalda 
    • Vértebras rotas por leves movimientos como toser o estornudar
    • Fracturas repetidas y causadas por pequeños golpes
    • Postura cada vez más encorvada con el paso del tiempo


    3 consejos para retrasar la osteoporosis en la tercera edad

    Tal y como se ha mencionado, existen formas de prevenir y de retrasar la osteoporosis, y a continuación, se enumeran 3 consejos que mejorarán mantendrán la resistencia ósea de las personas mayores, y por ende, retrasarán la aparición de la patología.

    Una dieta equilibrada

    Uno de los errores más frecuentes en la alimentación de la tercera edad es no basarla en en productos frescos de calidad, tales como las verduras, las frutas, la carne y el pescado. 

    osteoporosis en la tercera edad dieta

    Además, para la prevención de la osteoporosis, es esencial ingerir alimentos ricos en calcio, entre los que destacan la leche y sus derivados, las legumbres y los frutos secos, y alimentos que contengan vitamina D, como por ejemplo, los cereales o los pescados azules como el atún o el salmón.

    Según los Requerimientos medios estimados, un adulto debe ingerir 1.000 mg/día de calcio, de los cuales tan solo se absorben 300 mg. Pero la realidad es que, tal y como muestran los datos de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética de España, la población ingiere 900 mg/día, es decir, una cantidad inferior a la indicada. Por ello, el consumo rutinario de suplementos alimenticios puede ser muy recomendable en las personas mayores.

    La actividad física

    Realizar ejercicio físico moderado y supervisado durante la vejez es totalmente recomendable. Y es que, la actividad física incrementa tanto la masa muscular como la ósea, y por ende, es uno de los mejores consejos para prevenir la osteoporosis en la tercera edad. 

    Bastará con caminar cerca de media hora al día durante al menos 3 días a la semana, o realizar cualquier otro tipo de ejercicio, como andar en bicicleta o practicar yoga. Por otro lado, hacer deporte al aire libre también activará la vitamina D del cuerpo de las personas mayores.

    Evitar las caídas y los golpes

    Lo más común es que la osteoporosis en la tercera edad sea causada a raíz de pequeños golpes o de caídas. En este sentido, es imprescindible prestar atención al día a día de las personas mayores, precisamente para evitar ambas. 

    osteoporosis en la tercera edad residencias

    Sin embargo, contar con espacios adaptados y accesibles, en los que los ancianos se puedan mover con total libertad y de forma autónoma sin complicación, favorecerá la prevención de esas caídas y golpes. Y de hecho, es una de las principales razones por las que las estructuras de las residencias de ancianos del Grupo Colisée suelen ser horizontales, donde los mayores puedan desenvolverse sin problemas en su vida cotidiana, además de contar en su mayoría con amplios jardines y terrazas.

    En las residencias del Grupo Colisée abogamos por un estilo de vida saludable de nuestros mayores, con el objetivo de prevenir cualquier enfermedad. Sabemos que, más allá de la alimentación, la actividad física y los espacios, existen otros factores que influyen tanto en el bienestar físico como cognitivo de la tercera edad, y por eso, basamos nuestro modelo de cuidados en la confianza, la empatía y en el respeto hacia los ancianos.

    Infórmate sobre los centros del Grupo Colisée.